viernes, 30 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD


Desde que puedo recordar siempre he sentido una fascinación irresistible por los símbolos..
Recuerdo por ejemplo mis desencuentros con los profesores de religión cuando ,en mi intento por comprender el nacimiento virginal de Jesus, me embarcaba en discusiones que ellos calificaban de insolentes y acababan siempre con una orden tajante de que mantuviera mi boca cerrada y me dejara de inquisiciones impertinentes!
Años mas tarde, cuando ya había desistido de recorrer caminos imposibles, a los pies de un maestro de meditación, escuché un relato mágico que me envolvió en su belleza..
El maestro explicó la naturaleza simbólica de todos los eventos y nos interpretó el nacimiento virginal de Jesús..y del héroe humano de muchas tradiciones (porque se trata de un símbolo muy extendido) como una bella mítica forma de evocar ese potencial humano de nacer al espíritu. Tras un nacimiento físico dualista (de un padre y una madre), el ser humano tiene la posibilidad de renacer en el espíritu, en el reino no-dual. Este nacimiento se simboliza con una virgen para indicar su naturaleza no-dual.. inmaculado.....Mi espíritu inquieto y eterno buscador quedó satisfecho con esta hermosa explicación ,porque si no hay una mente obtusa interpretando los símbolos de manera literal - cosa que es tristemente frecuente hasta el punto de generar guerras y todo tipo de disputas y confictos- los símbolos tienen información inestimable y valiosísima que proporcionarnos acerca de la verdadera naturaleza de la Realidad.
La Navidad es otro de esos símbolos..Siginifica "Nacimiento"!
Si lo sabemos ver, todos los símbolos apuntan a la misma potencialidad luminosa, al eterno juego de despertar a la realidad de quiénes Somos verdaderamente.
Justamente en el solsticio de invierno, en la noche más larga cuando la ausencia de luz y el frío envuelve nuestros corazones..apunta la esperanza luminosa en el símbolo mas hermoso que pueda concebirse..el nacimiento de un niño divino. La luz del mundo naciendo en las tinieblas...
Cada instante de nuestras vidas es un nacimiento inmaculado..darse cuenta de ello es vivir iluminados!
Y ese es mi deseo para todos mis amigos tan queridos..
Que sepamos vivir despiertos..plenamente conscientes de que Nacer a la luz es nuestro destino!!
FELIZ NACIMIENTO AMIGOS!!!!

martes, 22 de noviembre de 2011

MENSAJE


ABBA: "Deja atrás todo rastro de miedo y sígueme"
Yo: ¿ Pero Cómo?
ABBA: "Sigue mis Huellas"
Yo: ¿ Cúales son ?
ABBA: " Busca en tu sueño la alegría, la bondad,
la inocencia, la libertad, la paz....
¡El AMOR!
Y no veas ni escuches otra cosa.
Yo: "No estoy segura de poder hacerlo.."
ABBA: Sí podrás porque has invocado mi fuerza.
Más Allá de los Sueños..
El Amor ha llamado y tú has decidido Responder.
Nuestras voluntades unidas son Invencibles.
No dejes que las voces oscuras te confundan.
Más Allá de tus Sueños..
Eres mi hijo amado, nacido del Amor.
Por siempre tal como te creé.
El miedo no ha tocado uno solo de tus cabellos.
El símbolo del Espíritu son unas alas..
Ellas te traerán de regreso a casa. 


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Un Recuerdo..




                                         Antes de que el mundo conociera mi nombre,
                                          Y mi historia comenzase a desplegarse
                                           por los caminos de esta tierra anciana,
                                       Cansada de girar en la eterna rueda del tiempo..
                                            Antes de que los ídolos me hipnotizaran
                                      y la vanidad de creer que yo era mi propia obra
                                                             nublara mis sentidos..
                                          Antes de que adorase al dios del espejo
                                                           con ciega devoción
                                                   y mi corazón se estremeciese
                                            con las baratijas de la plaza del mercado
                                                      con los sonidos estridentes
                                                     con las visiones de fantasmas
                                                 y las promesas de placeres sin fín..
                                                 Antes de adentrarme en un sueño
                                                       de laberintos sin salida
                                                y aun temblar anticipando su final

                                                       Un Recuerdo impreciso
                                                         que no puedo negar..

                                                         Un silencio profundo
                                                         Una noche luminosa
                                                         Una historia sin tiempo
                                                         Una mirada sin distancia
                                                         Una patria sin fronteras
                                                         Una nana olvidada
                                                         Una vida sin comienzo

                                                          Un Amor sin Final.

miércoles, 26 de octubre de 2011

TEST DEL ESTUDIANTE DE UCDM


¿ Qué ves en esta imagen ?

Si tu respuesta es un perro y un orangután, aún debes trabajar en el perdón de las ilusiones, pues tu mente aún se encuentra al servicio de la percepción, es decir de la actividad que parece probar la separación.
Pero si tu respuesta es El Amor de una Relación Santa..
Eso significa que
 ¡La expiación ha hecho su efecto sanador en tí!
Y sabes ya que cualquier diferencia que puedas percibir es irrelevante y temporal.
Sanar significa dejar de poner el énfasis en lo que nos separa y
ser capaces de mirar mas allá de cualquier evidencia que el mundo parezca presentar ante nuestros ojos,
al Amor que brilla su eterna Luz inalterable
para guiarnos de regreso al Hogar.


jueves, 20 de octubre de 2011

Charlas con el Espíritu Santo


Relaciones Especiales

Yo : Cuando un hermano al que yo creo amar no me corresponde, me entristezco. Cuando no me demuestra interés, su afecto, su atención..me hace sentir como si yo no fuese valiosa, como si no existiese.
ES : Eso que estás diciendo no es cierto. Es una trampa.
Yo : Pero ese sentimiento no puedo negarlo..
ES : Hay un sentimiento de tristeza, sí. Pero no por el motivo que dices..
Tu valía está determinada por tu perfecta creación. Es un valor estable, inmutable. No fluctúa, no está sujeto a cambios de ningún tipo. Tu valía está inseparablemente unida a tu Ser. Y tu Ser no tiene absolutamente ninguna relación con este mundo de cambios, de nacimientos y muertes, de cuerpos que entran y salen de tu vida. Por tanto, la relación entre la actitud de un hermano y tu valía no es un hecho Real. Se trata de algo que tú superpones a lo Real..una creencia.
Esta creencia arraiga en tu mente y funciona como si fuera real. Y ciertamente lo es para tí, pues te has engañado a tí misma sustituyendo la Realidad perfecta por una creencia. De este modo te dices que la pérdida es posible. Que la actitud de otras personas tiene el poder de herirte. Te enajenas de tu poder al juzgarte vulnerable. Te conviertes así en víctima del mundo.
Es así como opera el sistema de pensamiento del ego.
El Miedo.
Yo : ¿ Y cómo puedo deshacer esa creencia ?
ES : Primero debes estar segura de que quieres deshacerla. Si lo estás, deberás mirar de cerca con total honestidad para qué la mantienes activa en tu mente. Cuando lo veas con claridad, se desvanecerá porque es una absurda fantasía sin poder para aprisionarte, si tú no se lo concedes..
Si observas bien, tu tristeza no es la reacción a un hecho Real.. sino a una creencia.
Cuando le das crédito a esa creencia que te convierte en alguien sin poder, vulnerable, a expensas de un mundo cruel..estás haciendo trampas. Estás actuando de manera muy deshonesta porque estás negando tu Ser, tu poder, y al Amor que te creó.
Y esta es precisamente la clave. El "para qué"
Solo cuando entiendes que eres tú quien juega, que la estrategia es tuya, puedes desactivar el juego.
Yo : Y ¿ Para qué juego a ser algo diferente ? Es como disfrazarse..
ES : Haces esto para escapar del Amor.
Tu creencia inconsciente en la culpabilidad te lleva al miedo. Y este te conduce a huir de tu Ser. A negarlo.
A pervertirlo convirtiéndolo en un ídolo, en una triste parodia del Hijo de Dios.
Un personaje asustado y aislado..con una insoportable sensación de carencia en su interior que busca compulsivamente alivio en relaciones especiales.
Tú no eres eso que "crees". No hagas trampas. No te entristezcas por una creencia absurda y loca.
¡El mundo no puede herirte porque tú eres su causa !
No su efecto/ víctima.
Que tu hermano te muestre su atención o que no lo haga, que tenga una buena opinión de ti o que no la tenga, que permanezca a tu lado o se marche...
Nada de eso puede afectar en modo alguno a tu Ser, a tu valía. A no ser que hagas la antinatural conexión de unir su comportamiento a tu valor. Y que, una vez hecha esta extraña conexión, reacciones a ello con emociones como tristeza, alegría, decepción, preocupación...etc.
Yo : Entonces , ¿He de admitir que deliberadamente me estoy engañando a mí misma con un juego de estrategia encaminado a huir de la presencia del Amor?
ES : Así es..y debes admitirlo así sin entrar en otro juego, el de la culpa. Esto no es un pecado. Es un error.
Una vez visto. Una vez que has entendido que tú lo has urdido, puedes decidir pararlo. Solo tú puedes hacerlo. Pues solo tú puedes cancelar la decisión que tomaste.
Yo: Debo decidir de Nuevo..
ES : Sí..

*     *     *

martes, 11 de octubre de 2011

¿Cómo salvar al mundo?


Un Curso de Milagros requiere de aquellos que nos acercamos a él una honestidad sin parangón.
El tipo de humilde honestidad requerida para andar esta jornada le resulta brutal al ego y genera violentas resistencias.
Un ejemplo claro de esto es el tipo de planteamiento que todos los buscadores espirituales hemos albergado en nuestros corazones de ayudar a nuestros semejantes. Un planteamiento impecable. Legítimo. Que se convierte en una marca de clase, en algo que nos distingue convirtiéndonos en "lo mejor de la especie". Los compasivos defensores del bien. Los guardianes de Dios.
Con esto en mente muchos de nosotros nos hemos lanzado a "salvar el mundo".
Formando parte de ONGs, visitando enfermos, acogiendo niños huérfanos, implicándonos en luchas sociales en favor de los derechos de los mas desfavorecidos, abanderando causas de todo tipo.
Formándonos en terapias sanadoras.....etc.
Y sin duda, generando efectos beneficiosos en el mundo y poniéndo un grano de arena en la empresa de mejorar el desastre que percibimos en el mundo.
En Un Curso de Milagros no hay una sola línea en la que se aconseje o desaconseje dedicar nuestras vidas a estas tareas.
Un Curso de Milagros, si bien opera en el nivel de la forma donde nosotros creemos existir, no está interesado en nada de lo que hagamos en el mundo.
Es un Curso diseñado para romper el hechizo que mantiene a nuestras poderosas mentes hipnotizas y esclavas de un sistema de pensamiento basado en la separación y , por tanto, el miedo.
Yo en mis años de entrenamiento con el Curso pasé por una fase en la que sentía de manera muy intensa que mi despertar espiritual me había colocado en un grupo sumamente especial. El de los elegidos.
Los buenos en un mundo injusto y malvado.
¡Y tomé mi misión salvadora muy a pecho!
Pero...
Curiosamente, seguía sin haber paz en mi corazón.
Cuando al fín estuve dispuesta a indagar y a preguntar al ES el porqué de mi incapacidad para vivir con una paz consistente en mi mente a pesar de mis buenas obras..la respuesta llegó.
Cuando preguntamos de verdad, dispuestos a escuchar, y aunque no nos guste, la respuesta siempre llega.
El ES me dijo:
"La causa de tu miedo, lo que te roba la paz, es creer que estas separado de la unidad del Amor.
Este mundo parece confirmar tu creencia. Percibes al hijo de Dios fragmentado en infinidad de cuerpos y utilizas tu capacidad de juzgar para separarte de ellos considerando a algunos "buenos" (y estableciendo con ellos alianzas de amor especial) y a otros "malos" (relaciones de odio especial). Ambos grupos son igualmente necesarios para perpetuar la ilusión de la separación.
Cada vez que juzgas a un hermano como alguien bueno, como alguien malo, como alguien que necesita protección contra un enemigo...
Estas adentrándote en las tinieblas de un sueño de separación y muerte.
La paz se logra convirtiéndote en testigo de la luz y dejando de percibir buenos y malos.
Amando por igual a santos y asesinos."
Entonces, pregunté yo, ¿ No debo ayudar a otros?
El ES contestó:
"Cuando recuerdes Quién Eres Realmente, tu sola presencia radiante será sanadora. Y no podrás evitar ser de ayuda a todo aquel con quien te encuentres.
Mientras andes confundido con respecto a tu identidad, no podrás evitar creer en el pasado, en agravios, en cuentas pendientes, en buenos y malos...en dualidad.
Una mente así no ha sanado, y corre el riesgo de convertirse en el sanador no sanado cuando se lanza a salvar al mundo.
Su mensaje es equívoco porque su vínculo con el Espíritu y el Amor no está limpio aún.
Alguien en ese estado deberá ser muy honesto y mirar las verdaderas motivaciones que se encuentran en la raiz de su deseo de ayudar y salvar al mundo.
Si lo desea de verdad, se le dirá.
Se le dirá que solo está intentando adornar su autoimagen de bueno en contraposición a los "malos".
Se le dirá que busca ser reconocido y admirado por su bondad y generar gratitud eterna en sus hermanos.
Se le dirá que necesita de los necesitados para jugar su juego."
¿Entonces qué debo hacer? Pregunté perpleja..
" Conócete. Recuerda Quién Eres. Libérate hasta de la última creencia que albergues en tu mente. Deja de oponerte al Amor de Dios y ríndete a tu Eterna Realidad.
Entonces la Luz no podrá sino brillar a través de tí que te habrás convertido en un canal de Dios.
Tus manos, tu voz, tu mirada estarán al servicio de este Amor y tu sola presencia traerá a todas las mentes el recuerdo perdido. No será tu personalidad individual quien lo hará. No querrás crédito por tus acciones porque habrás desaparecido.
Eso es sanar. Eso es ayudar.
Eso es Salvar al Mundo."



sábado, 8 de octubre de 2011

Milagro


"El más santo de todos los lugares de la tierra. es aquel donde un viejo odio se ha convertido en un amor presente"

*     *     *

Muchos de nosotros estudiantes-maestros de UCDM nos hemos "peleado" con el título del libro que Jesús le dictó a Helen Shucman.
"Un Curso de Milagros".
Hemos tenido que estar dispuestos a considerar la palabra "Milagro" con una mente fresca, liberada de todas las asociaciones pasadas con esta polémica palabra tan vinculada a la Iglesia.
He podido comprobar con los años de experiencia que incluso estudiantes ya familiarizados con El Curso continúan confundidos con respecto al significado de "Milagro".
Hoy en día puedo ver la inteligencia magistral detrás de la elección del título.
Es la primera muestra de disponibilidad que debemos ofrecer..
Aceptar la extravagancia de hacernos llamar "estudiantes de milagros"
y el descrédito que supone..
Aceptar entrar en un programa de total inversión de los valores que el mundo valora y convertirnos en unos "locos" como en el cuento:

"Deseo convertirme en un maestro de la Verdad" - Le dijo el discípulo al Maestro.
"Estás preparado para ser ridiculizado, ignorado y para pasar hambre hasta que cumplas cuarenta y cinco?"
"Lo estoy. Pero dime: Qué ocurrirá despues de los cuarenta y cinco?"
" Que te habrás acostumbrado." 

Pero,
 ¿Qué es un Milagro?
No se trata de un fenómeno inusual o inexplicable que desafía las leyes físicas
como la conversión del agua en vino, la curación de una enfermedad, la aparición de un ser de otra dimensión.
No se trata de que nos toque el premio de la lotería, nos salga un trabajo maravilloso, nos regalen un viaje o encontremos aparcamiento en pleno centro..
El Milagro no sucede en el nivel de la forma, aunque puedan apreciarse en este nivel sus efectos.
Nuestra mente se encuentra tan hipnotizada por los eventos que parecen ocurrir ahí fuera, en el mundo, que solo puede concebir el milagro como algo que altera, cambia, mejora, sana una condición externa.
Pocos se dan cuenta del papel que la mente juega en lo que percibimos como el mundo y en cómo nos percibimos a nosotros mismos.
Este tabú es tan poderoso que alcanza incluso a muchos estudiantes de UCDM.
El mundo que percibimos como algo sólido externo a nosotros y el cuerpo que creemos ser son meras proyecciones de una mente poderosa en extremo que ha decidido enajenarse de su poder y ha fabricado un universo material en el que perderse.
¿Para qué perderse?
Para huir del Amor.
El primer nivel  de la ilusión es cubrir el Conocimiento de la perfecta Unidad, del Perfecto Amor que somos con una densa capa de nubes llamada culpa. El Amor entonces queda sustituido por un odio y un miedo insoportables. Tan torturante es esta experiencia que proyectamos un mundo con toda esta carga de culpa por la separación, miedo al castigo y ataque al hermano al que responsabilizamos de lo ocurrido. Ese mundo es denso, pesado, oscuro...tenebroso. Es el mundo de los nacimientos, de lo cambiante, de las pérdidas, de los ataques y las traciones, de la enfermedad, la vejez...y finalmente, la muerte.
Pues bien,
Un Milagro es el cambio de percepción que se produce, no en el mundo que es un efecto, sino en la causa que es la mente.
Aquella Mente dispuesta a desandar la jornada y retornar al Amor que nunca ha dejado de SER,
 aunque pareciese estar ausente sepultado por las tenebrosas nubes de la creencia en el pecado, la culpa y el miedo.
Un Milagro es estar dispuesto a dejar de escapar a nuestro destino. Es decir, dejar de escapar del Amor de Dios.
Es un cambio en la manera de percibir, haciéndolo bajo el prisma de la Unidad, del Amor.
Es, por un instante sin tiempo, sin palabras..Conocer la Eternidad.
Esto nos ahorra eones de sufrimiento.
El camino de regreso a casa está pavimentado con Milagros.
Esos instantes en los que dejamos de resistir a la Verdad.
Los estudiantes de UCDM entrenamos nuestras mentes ordinarias, condicionadas, miedosas para convertirlas en UNA Mente Extraordinaria, Libre, Inocente y Poderosa.
¡ El odio pasado se transforma en AMOR PRESENTE!



sábado, 24 de septiembre de 2011

Soy tal como Dios me creó..


En Un Curso de Milagros Jesús nos dice:

"No hay nada con respecto a mí que tú no puedas alcanzar. No tengo nada que no proceda de Dios. La diferencia entre nosotros por ahora estriba en que yo no tengo nada mas. Esto me coloca en un estado que en tí es solo latente."

Es una de las innumerables frases que me impactan en El Curso y me muestran el giro que debo dar a mi manera de entenderlo todo.
En el mundo creemos que un aprendizaje implica la adquisición de conocimientos y habilidades. Creemos que requiere esfuerzo puesto que debemos adquirir cosas de las que carecemos.
En esta frase, Jesús nos habla de algo totalmente distinto.
Nos dice que lo que deberemos adquirir es la humildad de dejarnos despojar de todo aquello con lo que nos hemos disfrazado, de toda la sofisticación de nuestra personalidad, de todo lo que creemos saber y necesitar y
quedarnos con la confiada certeza de que ,
 bajo  las capas de ilusiones con las que lo hemos sepultado
Se halla el Ser tal como Dios lo creó.
Inocente. Libre.
Hasta que esta sea nuestra única Realidad,
deberemos proseguir con el Perdón.
Jesús es UNO que se ha despojado de toda ilusión con respecto a
quién ES.
Y solo tiene aquello que proviene de su perfecta creación.


jueves, 28 de julio de 2011

El jardin de los senderos que se bifurcan


En la ventana estaban los tejados de siempre
y el sol nublado de las seis.

Me pareció increible que ese dia
sin premoniciones ni símbolos
fuera el de mi muerte implacable.

A pesar de mi padre muerto,
a pesar de haber sido un niño
en un simétrico jardín de Hai Feng,
yo, ahora, iba a morir?

Despues reflexione que todas las cosas
que suceden a uno suceden
precisamente, precisamente ahora.

Siglos de siglos y solo en el presente
ocurren los hechos;
innumerables hombres en el aire,
en la tierra y el mar,

y todo lo que realmente pasa me pasa a mi..

J.L. Borges.

POESÍA


No es el otoño, no, quien a los árboles
arrebata sus hojas, que son ellos,
son los árboles mismos quienes ceden
sus hojas a los vientos….

Los árboles desdeñan
la estéril pompa del follaje muerto,
y, con viril austeridad, aguardan
desnudos los rigores del invierno.

¡Saben que sólo así la primavera
los vestirá de nuevo!

Alma mía: estos árboles desnudos
sean para ti ejemplo.

Renuncia, como ellos, a lo vano;
despójate, como ellos, de lo viejo.

Si en ti muere una idea, para siempre
arráncala de ti y échala al viento.

¡Porque son los cadáveres de ideas
la estéril pompa del follaje muerto!

No finjas pensamientos que no pienses,
no sientas con fingidos sentimientos.

Antes que así, desnuda,
resiste los rigores del invierno.

¡Que al cabo tornará la primavera
y a ti también te vestirá de nuevo!.

Enrique R. De La Serna

Después de una dedicación de muchos años a la meditación y a la espiritualidad en sentido amplio, como máxima expresión de la potencialidad humana,
No podría -ni querría tampoco- definirme como practicante de ninguna religión organizada que es, a mi
humilde manera de entender las cosas, la perversión de la visión espiritual simple y genuina que las origina, y que queda sepultada bajo capas de ambición eclesiásticas. Y precisamente esto - el hecho de que la verdadera experiencia esté tan contaminada por los que se han encargado de interpretar, organizar, controlar y administrar lo que en sí mismo es de una simpleza extraordinaria - hace que la mayoría de las personas que vivimos en sociedades modernas nos sintamos muy confusos a la hora de discriminar lo que es valioso de lo que es puramente un fraude..
¿Cuál es el objetivo de la espiritualidad?
Quizá pensemos que un hombre iluminado es alguien solemne y grave, que habla con autoridad de teología o alguien con un espíritu de sacrificio sobrehumano, o que ha trascendido toda emoción y ya lo sabe todo.
Pues yo, después de tanto tiempo de investigaciones, lecturas y práctica, cuando pienso en el logro máximo. En alguien verdaderamente sabio de vida iluminada..no puedo evitar que acuda a mi mente una imagen. La que a mi me resulta mas descriptiva..

¡La señal de iluminación es la dicha!

¡¡¡Todo lo demas es prescindible!!!

CUENTITO


Sócrates creía -como buen filósofo- que la persona sabia viviría instintivamente de manera frugal.
Él mismo ni siquiera llevaba zapatos.
Sin embargo una y otra vez cedía al hechizo de la plaza del mercado. Y solía acudir alli
a ver las mercancías que se exhibían..
Cuando un amigo le preguntó la razón,
Sócrates le contestó:
"Me encanta ir alli y descubrir sin cuantas cosas
soy perfectamente feliz"

La espiritualidad no consiste en saber lo que quieres,
sino en comprender lo que NO necesitas.




domingo, 10 de julio de 2011

La importancia del Símbolo


Cada vez que alguien muestra curiosidad por conocer de que va Un Curso de Milagros y yo comienzo a explicarlo, me sorprenden las reacciones que esta enseñanza genera en las personas, al menos en las que han sido "culturalmente nutridas" en España.
La gama de reacciones suele oscilar entre estos dos polos : Los que sienten que la enseñanza es una desviación herética de la doctrina católica ortodoxa y aquellos que sienten un enorme desdén por la simbología cristiana del Curso.
La postura de los creyentes a ultranza de los dogmas de la Iglesia católica es predecible y tiene su propia lógica desde el entendimiento de la dinámica interna de la mente que se adhiere a un sistema de creencias y acude a él para que éste - literalmente - le interprete la realidad que vive. Reunir el coraje para poner esto en duda y permitir que la radical enseñanza del Curso ponga en marcha el proceso que, eventualmente, terminará con nuestra necesidad de interponer un sistema de creencias entre nosotros y la vida, es algo que -si bien no es imposible- resulta algo improbable y suele ocurrir tras alguna experiencia mística transformadora o alguna crisis vital que nos muestre la necesidad de replantearnos nuestra manera de entender la vida.
Pero el segundo grupo es diferente. Se trata de personas que han heredado un "ambiente cultural y religioso" que es en gran medida el resultado de la progresiva iconoclasia que ha sufrido el cristianismo en los últimos tiempos. La autoridad de la iglesia ha sido puesta en duda y quebrantada y con ello ha venido el desplome de una estructura que acogió por siglos a los hombres y mujeres proporcionándoles un sistema de coordinadas referente, un marco que permitía la expresión del Inconsciente Colectivo sin la incertidumbre y los peligros de adentrarse en el misterio sin brújula. Esta evolución que nos ha independizado del poder asfixiante de una madre severa - la iglesia-, ha producido también otros efectos con los que el hombre contemporáneo debe ahora lidiar. Ha desembocado en un empobrecimiento del universo simbólico del hombre y le ha dejado indefenso en su viaje vital. Esto explica la popularidad y adopción por parte de los hombres y mujeres del oeste, de las tradiciones, religiones y tradiciones místicas del este..cuyos símbolos aun conservan el misterio y la fuerza que los cristianos han perdido.
Esto explica también la dificultad que Un Curso de Milagros encuentra en nuestro pais para poder ser considerada una enseñanza válida y atrayente para aquellos que  honestamente están buscando una salida de su condicionamiento y de su estado de ignorancia y no pueden acudir ya a los dogmas de fé que la iglesia ofrece como medio para la salvación.
La solución a esto no puede ser otra que la de renunciar a todas la creencias vinculadas a nuestro aprendizaje cultural basado en el tiempo. Es decir, enfrentar la enseñanza con una mente fresca. Como recién nacida. Que escucha las palabras, los símbolos por vez primera y permite que su fuerza les ayude a vencer sus resistencias y su incapacidad para ver sin distorsiones.
Solo una mente humilde que renuncia a todo lo que cree saber y está dispuesta a que se le muestre la manera de liberarse de  los sueños de separación y muerte, encuentra el camino de regreso a casa. Pero antes de emprender la jornada, debemos mostrar nuestra disponibilidad para adentrarnos en el reino de la incertidumbre dejando atrás la zona cómoda de lo conocido y confiar en que la recompensa a nuestro valor será La Verdad. Nada más que eso. Pero tambien nada menos.

viernes, 8 de julio de 2011

LECCIÓN 189


SIENTO EL AMOR DE DIOS DENTRO DE MÍ AHORA.

Hay una luz en ti que el mundo no puede percibir. Y con sus ojos no la podrás ver, pues estás cegado por él. No obstante, tienes ojos con los que poder verla. Está ahí para que la contemples. No se puso en ti para que se mantuviese oculta de tu vista. Esta luz es un reflejo del pensamiento con el que practicamos ahora. Sentir el Amor de Dios dentro de ti es ver el mundo renovado, radiante de Inocencia, lleno de esperanza y bendecido con perfecta caridad y amor.

¿Quién podría sentir temor en un mundo así? Dicho mundo te da la bienvenida, se regocija de que hayas venido y te canta alabanzas mientras te mantiene a salvo de cualquier peligro o dolor: Te ofrece un hogar cálido y tranquilo en el que permanecer por un tiempo. Te bendice a lo largo del día, y te cuida durante la noche, cual silencioso guardián de tu sueño santo. Ve en ti la salvación, y protege la luz que mora en ti, en la que ve la suya propia. Te ofrece sus flores y su nieve como muestra de agradecimiento por tu benevolencia.

Éste es el mundo que el Amor de Dios revela. Es tan diferente del mundo que ves a través de los enturbiados ojos de la malicia y del miedo, que uno desmiente al otro. Sólo uno de ellos puede percibirse en absoluto. El otro no tiene ningún significado. A aquellos que ven surgir del ataque un mundo de odio listo para vengarse, asesinar y destruir, les resulta inconcebible la idea de un mundo en el que el perdón resplandece sobre todas las cosas y la paz ofrece su dulce luz a todo el mundo.

Sin embargo, el mundo del odio es igualmente invisible e inconcebible para aquellos que sienten dentro de sí el Amor de Dios. Su mundo refleja la quietud y la paz que refulge en ellos; la tranquilidad y la inocencia que ven a su alrededor; la dicha con la que miran hacia afuera desde los inagotables manantiales de dicha en su interior. Contemplan lo que han sentido dentro de sí, y ven su inequívoco reflejo por todas partes.

¿Cuál de ellos quieres ver? Eres libre de elegir. Mas debes conocer la ley que rige toda visión y no dejar que tu mente se olvide de ella: contemplarás aquello que sientas en tu interior. Si el odio encuentra acogida en tu corazón, percibirás un mundo temible, atenazado cruelmente por las huesudas y afiladas garras de la muerte. Mas si sientes el Amor de Dios dentro de ti, contemplarás un mundo de misericordia y de amor.

Hoy pasamos de largo las ilusiones, según intentamos llegar hasta lo que es verdad en nosotros y sentir su infinita ternura, su Amor que sabe que somos tan perfectos como él mismo, y su visión, el don que su Amor nos ofrece. Hoy aprenderemos el camino, el cual es tan seguro como el Amor mismo, al que nos conduce. Pues su sencillez nos protege de las trampas que las descabelladas complicaciones del aparente razonar del mundo tienen como propósito ocultar..

Haz simplemente esto: permanece muy quedo y deja a un lado todos los pensamientos acerca de lo que tú eres y de lo que Dios es; todos los conceptos que hayas aprendido acerca del mundo; todas las imágenes que tienes acerca de ti mismo. Vacía tu mente de todo lo que ella piensa que es verdadero o falso, bueno o malo; de todo pensamiento que considere digno, así como de todas las ideas de las que se siente avergonzada. No conserves nada. No traigas contigo ni un solo pensamiento que el pasado te haya enseñado, ni ninguna creencia que, sea cual sea su procedencia, hayas aprendido con anterioridad. Olvídate de este mundo, olvídate de este curso, y con las manos completamente vacías, ve a tu Dios.

¿No es acaso Él Quien sabe cómo llegar a ti? Tú no necesitas saber cómo llegar a Él. Tu papel consiste simplemente en permitir que todos los obstáculos que has interpuesto entre el Hijo y Dios el Padre sean eliminados silenciosamente para siempre. Dios hará lo que le corresponde hacer en gozosa e inmediata respuesta. Pide y recibirás. Mas no vengas con exigencias, ni le señales el camino por donde Él debe aparecer ante ti. La manera de llegar a Él es simplemente dejando que Él sea lo que es. Pues de esa forma se proclama también tu realidad.

Así pues, hoy no elegiremos el camino por el que vamos a Él. Pero sí elegimos dejar que Él venga a nosotros. Y con esta decisión descansamos. Su Amor se abrirá paso por su cuenta en nuestros corazones serenos y en nuestras mentes abiertas. Es indudable que lo que no ha sido negado se encuentra ahí, si es que es verdad y puede alcanzarse. Dios conoce a Su Hijo y sabe cómo llegar a él. No necesita que Su Hijo le muestre el camino. A través de cada puerta abierta Su Amor refulge hacia afuera desde su hogar interno e ilumina al mundo con inocencia.

Padre, no sabemos cómo llegar a Ti. Pero te hemos llamado y Tú nos has contestado. No interferiremos. Los caminos de la salvación no son nuestros, pues te pertenecen a Ti. Y es a Ti a donde vamos para encontrarlos. Nuestras manos están abiertas para recibir Tus dones. No tenemos ningún pensamiento que no pensemos contigo, ni abrigamos creencia alguna con respecto a lo que somos o a Quién nos creó. Tuyo es el camino que queremos hallar y seguir. Y sólo pedimos que Tu Voluntad, que también es la nuestra, se haga en nosotros y en el mundo, para que éste pase a formar parte del Cielo. Amén.

*     *     *

COMENTARIO :

Hay algo que necesitamos saber para que la liberación del sueño pueda producirse..
Aquellos que creen que el mundo es real piensan que la percepción les informa acerca de él. Pero aquellos que empiezan a despertar entienden que la percepción muestra aquello que internamente valoramos.
Es por ello que - aparentemente - tenemos ante nosotros una decisión que tomar.
Debemos elegir entre el amor de Dios y el miedo y la culpa.
Aquellos que elegimos el Amor percibiremos por un tiempo un mundo que será el reflejo de este Amor.
Para ello habremos de olvidar todo lo que alguna vez pensamos y quedar vacíos completamente de creencias basadas en el tiempo.
Y con una mente inocente..
Y totalmente libre de creencias, Invitamos a la Verdad a morar con nosotros.
Dios encuentra el camino hacia nosotros..no al revés.


lunes, 4 de julio de 2011

LECCIÓN 185


DESEO LA PAZ DE DIOS.

Danza



Danza..
Danzo
sobre tu regazo.
Amanece..
Amanezco susurrando
...un nombre olvidado.
Al viento
las hojas se desprenden
de los árboles,
Como las historias
que soñamos,
Como las canciones
que cantamos.
Sobre el mar
dejamos huellas
que las olas se llevarán..
Y la brisa que borra
mi mandala
me elevará hasta el Sol.

sábado, 2 de julio de 2011

LECCIÓN 182


PERMANECERÉ MUY QUEDO POR UN INSTANTE E IRÉ A MI HOGAR.
*     *     *

Este mundo en el que pareces vivir no es tu hogar. Y en algún recodo de tu mente sabes que esto es verdad. El recuerdo de tu hogar sigue rondándote, como si hubiera un lugar que te llamase a regresar, si bien no reconoces la voz, ni lo que ésta te recuerda. No obstante, sigues sintiéndote como un extraño aquí, procedente de algún lugar desconocido. No es algo tan concreto que puedas decir con certeza que eres un exilado aquí. Es más bien un sentimiento persistente, no más que una leve punzada a veces, que en otras ocasiones apenas recuerdas, algo que descartas sin ningún miramiento, pero que sin duda ha de volver a rondarte otra vez.

No hay nadie que no sepa de qué estamos hablando. Sin embargo, hay quienes tratan de ahogar su sufrimiento entreteniéndose en juegos para pasar el tiempo y no sentir su tristeza: Otros prefieren negar que están tristes, y no reconocen en absoluto que se están tragando las lágrimas. Hay quienes afirman incluso que esto de lo que estamos hablando son ilusiones y que no se debe considerar más que como un sueño. Sin embargo, ¿quién podría honestamente afirmar, sin ponerse a la defensiva o engañarse a sí mismo, que no sabe de lo que estamos hablando?

Hoy hablamos en nombre de todo aquel que vaga por este mundo, pues en él no está en su hogar. Camina a la deriva enfrascado en una búsqueda interminable, buscando en la oscuridad lo que no puede hallar, y sin reconocer qué es lo que anda buscando. Construye miles de casas, pero ninguna de ellas satisface a su desasosegada mente. No se da cuenta de que las construye en vano. El hogar que anda buscando, él no lo puede construir. El Cielo no tiene sustituto. Lo único que él jamás construyó fue un infierno.

Tal vez pienses que lo que quieres encontrar es el hogar de tu infancia. La infancia de tu cuerpo y el lugar que le dio cobijo son ahora recuerdos tan distorsionados que lo que guardas es simplemente una imagen de un pasado que nunca tuvo lugar. Mas en ti hay un Niño que anda buscando la casa de Su Padre, pues sabe que Él es un extraño aquí. Su infancia es eterna, llena de una inocencia que ha de perdurar para siempre. Por dondequiera que este Niño camina es tierra santa. Su santidad es lo que ilumina al Cielo, y lo que trae a la tierra el prístino reflejo de la luz que brilla en lo alto, en la que el Cielo y la tierra se encuentran unidos cual uno solo.

Este Niño que mora en ti es el que tu Padre conoce como Su Hijo. Este Niño que mora en ti es el que conoce a Su Padre. Él anhela tan profunda e incesantemente volver a Su hogar, que Su voz te suplica que lo dejes descansar por un momento. Tan sólo pide unos segundos de respiro: un intervalo en el que pueda volver a respirar el aire santo que llena la casa de Su Padre. Tú eres también Su hogar. Él retornará. Pero dale un poco de tiempo para que pueda ser lo que es dentro de la paz que es Su hogar, y descansar en silencio, en paz y en amor.

Este Niño necesita tu protección. Se encuentra muy lejos de Su hogar. Es tan pequeño que parece muy fácil no hacerle caso y no oír Su vocecilla, quedando así Su llamada de auxilio ahogada en los estridentes sonidos y destemplados y discordantes ruidos del mundo. No obstante, Él sabe que en ti aún radica Su protección. Tú no le fallarás. Él volverá a Su hogar, y tú lo acompañarás.

Este Niño es tu indefensión, tu fortaleza. Él confía en ti. Vino porque sabía que tú no le fallarías. Te habla incesantemente de Su hogar con suaves murmullos. Pues desea llevarte consigo de vuelta a él, a fin de poder Él Mismo permanecer allí y no tener que regresar de nuevo a donde no le corresponde estar y donde vive proscrito en un mundo de pensamientos que le son ajenos. Su paciencia es infinita. Esperará hasta que oigas Su dulce Voz dentro de ti instándote a que lo dejes ir en paz, junto contigo, a donde Él se encuentra en Su casa, al igual que tú.

Cuando estés en perfecta quietud por un instante, cuando el mundo se aparte de ti y las vanas ideas que abrigas en tu desasosegada mente dejen de tener valor, oirás Su Voz. Su llamada es tan conmovedora que ya no le ofrecerás más resistencia. En ese instante te llevará a Su hogar, y tú permanecerás allí con Él en perfecta quietud, en silencio y en paz, más allá de las palabras, libre de todo temor y de toda duda, sublimemente seguro de que estás en tu hogar.

Descansa a menudo con Él hoy. Pues Él estuvo dispuesto a convertirse en un Niño pequeño para que tú pudieras aprender cuán fuerte es aquel que viene sin defensas, ofreciendo únicamente los mensajes del amor a quienes creen ser sus enemigos. Con el poder del Cielo en Sus manos, los llama amigos y les presta Su fortaleza para que puedan darse cuenta de que Él quiere ser su Amigo. Les pide que lo protejan, pues Su hogar está muy lejos, y Él no quiere regresar a él solo.

Cristo renace como un Niño pequeño cada vez que un peregrino abandona su hogar. Pues éste debe aprender que a quien quiere proteger es sólo a este Niño, que viene sin defensas y a Quien la indefensión ampara. Ve con Él a tu hogar de vez en cuando hoy. Tú eres un extraño aquí, al igual que Él.

Dedica algún tiempo hoy a dejar a un lado tu escudo que de nada te ha servido, y a deponer la espada y la lanza que blandiste contra un enemigo imaginario. Cristo te ha llamado amigo y hermano. Ha venido incluso a pedirte ayuda para que lo dejes regresar a Su hogar hoy, íntegro y completamente. Ha venido como lo haría un niño pequeño, que tiene que implorar la protección y el amor de su padre. Él rige el universo, y, sin embargo, te pide incesantemente que regreses con Él y que no sigas convirtiendo a las ilusiones en dioses.

Tú no has perdido tu inocencia. Y eso es lo que anhelas, lo que tu corazón desea. Ésa es la voz que oyes y la llamada que no se puede ignorar. Ese santo Niño todavía sigue a tu lado. Su hogar es el tuyo. Hoy Él te da Su indefensión, y tú la aceptas a cambio de todos los juguetes bélicos que has fabricado. Y ahora el camino está libre y despejado, y el final de la jornada puede por fin vislumbrarse. Permanece muy quedo por un instante, regresa a tu hogar junto con Él y goza de paz por un rato.


COMENTARIO:

Por dormidas que estén nuestras mentes,
Nada puede acallar completamente la bendita llamada que nos insta a regresar..
Cada ser que parece poblar este mundo de separación tiene en la profundidad de su ser un niño que anhela volver al Amor.
Si reunimos el valor suficiente para negar los míseros regalos que este mundo parece hacernos y nos aquietamos.
Si entramos profundamente en el silencio,
escucharemos al fín la voz del niño que nos pide que le devolvamos a su hogar
...Y la del Padre que jamás ha dejado de llamarnos.

LECCIÓN 181


CONFÍO EN MIS HERMANOS, QUE SON UNO CONMIGO.

Confiar en tus hermanos es esencial para establecer y sustentar tu fe en tu propia capacidad para trascender tus dudas y tu falta de absoluta convicción en ti mismo. Cuando atacas a un hermano, proclamas que está limitado por lo que tú has percibido en él. No estás viendo más allá de sus errores. Por el contrario, éstos se exageran, convirtiéndose en obstáculos que te impiden tener conciencia del Ser que se encuentra más allá de tus propios errores, así como de sus aparentes pecados y de los tuyos.

La percepción tiene un enfoque. Eso es lo que hace que lo que ves sea consistente. Cambia de enfoque, y, lo que contemples, consecuentemente cambiará. Ahora se producirá un cambio en tu visión para apoyar la intención que ha reemplazado a la que antes tenías. Deja de concentrarte en los pecados de tu hermano, y experimentarás la paz que resulta de tener fe en la impecabilidad. El único apoyo que esta fe recibe procede de lo que ves en otros más allá de sus pecados. Pues sus errores, si te concentras en ellos, no son sino testigos de tus propios pecados. Y no podrás sino verlos, lo cual te impedirá ver la impecabilidad que se encuentra más allá de ellos.

En nuestras prácticas de hoy, por lo tanto, lo primero que vamos a hacer es dejar que todos esos insignificantes enfoques den paso a la gran necesidad que tenemos de que nuestra impecabilidad se haga evidente. Damos instrucciones a nuestras mentes para que, por un breve intervalo, eso, y sólo eso, sea lo que busquen. No vamos a preocuparnos por objetivos futuros. Lo que vimos un instante antes no nos preocupará en absoluto dentro de este lapso de tiempo en el que nuestra práctica consiste en cambiar de intención. Buscamos la inocencia y nada más. Y la buscamos sin interesarnos por nada que no sea el ahora.

Uno de los mayores obstáculos que ha impedido tu éxito ha sido tu dedicación a metas pasadas y futuras. El que las metas que propugna este curso sean tan extremadamente diferentes de las que tenías antes ha sido motivo de preocupación para ti. Y también te has sentido consternado por el pensamiento restrictivo y deprimente de que, incluso si tuvieses éxito, volverías inevitablemente a perder el rumbo.

¿Por qué habría de ser esto motivo de. preocupación? Pues el pasado ya pasó y el futuro es tan solo algo imaginario. Preocupaciones de esta índole no son sino defensas: para impedir que cambiemos el enfoque de nuestra percepción en el presente. Nada más. Vamos a dejar de lado estas absurdas limitaciones por un momento. No vamos a recurrir a creencias pasadas, ni a dejar que lo que hayamos de creer en el futuro nos estorbe ahora. Damos comienzo a nuestra sesión de práctica con un solo propósito: ver la impecabilidad que mora dentro de nosotros.

Reconoceremos que hemos perdido de vista este objetivo si de alguna manera la ira se interpone en nuestro camino. Y si se nos ocurre pensar en los pecados de un hermano, nuestro restringido foco nos nublará la vista y nos hará volver los ojos hacia nuestros propios errores, que exageraremos y llamaremos “pecados”. De modo que, por un breve intervalo, de surgir tales obstáculos, los transcenderemos sin ocuparnos del pasado o del futuro, dando instrucciones a nuestras mentes para que cambien de foco, según decimos:

No es esto lo que quiero contemplar.

Confío en mis hermanos, que son uno conmigo.

Y nos valdremos asimismo de este pensamiento para mantenernos a salvo a lo largo del día. No estamos interesados en metas a largo plazo. Conforme cada uno de los obstáculos nuble la visión de nuestra impecabilidad, lo único que nos interesará será poner fin, por un instante, al dolor que, de concentrarnos en el pecado experimentaríamos, y que, de no corregirlo, persistiría.

No vamos en pos de fantasías. Pues lo que procuramos contemplar está realmente ahí. Y conforme nuestro foco se extienda más allá del error, veremos un mundo completamente impecable. Y cuando esto sea lo único que queramos ver y lo único que busquemos en nombre de la verdadera percepción, los ojos de Cristo se volverán inevitablemente los nuestros. El Amor que Él siente por nosotros se volverá también el nuestro. Esto será lo único que veremos reflejado en el mundo, así como en nosotros mismos.

El mundo que una vez proclamó nuestros pecados se convierte ahora en la prueba de que somos incapaces de pecar. Y nuestro amor por todo aquel que contemplemos dará testimonio de que recordamos al santo Ser que no conoce el pecado, y que jamás podría concebir nada que no compartiese Su impecabilidad. Éste es el recuerdo que queremos evocar hoy cuando consagramos nuestras mentes a la práctica. No miramos ni hacia adelante ni hacia atrás. Miramos directamente al presente. Y depositamos nuestra fe en la experiencia que ahora pedimos. Nuestra impecabilidad no es sino la Voluntad de Dios. En este instante nuestra voluntad dispone lo mismo que la Suya.

*     *     *

COMENTARIO:

Soy Inocente.
El pecado no existe.
Esta es mi realidad y mi herencia y darme cuenta de ello es mi destino.
Una Mente consciente de su Inocencia es una mente sin Miedo. Y por tanto, una Mente en la que mora el Amor incondicional.
La manera de recordar mi inocencia y mi invulnerabilidad es viendo inocente a todo aquel con quien me encuentro.
¡Es la inocencia de mi hermano, la que devuelve la inocencia a mi Mente!
Que este sea nuestro ÚNICO objetivo:
Ser testigos de la impecabilidad donde sea que mi mirada se pose.
Pues aquellos que solo ven inocencia miran con los ojos de Cristo y aman con su Amor.


lunes, 20 de junio de 2011

Haiku


En mi montaña
Las nubes se disipan

¡Ya amanece!

LECCIÓN 170


En Dios no hay crueldad ni en mí tampoco.

Nadie ataca sin la intención de herir. En esto no hay excepciones. Cuando piensas que atacas en defensa propia estás afirmando que ser cruel te protege, que la crueldad te mantiene a salvo. Estás afirmando que herir a otro te brinda libertad. Y estás afirmando también que atacar cambia el estado en que te encuentras por otro mejor, más seguro, donde estás más a salvo de los asaltos del peligro y del temor.

¡Qué descabellada es la idea de que atacando es la manera de defenderse del miedo! Pues he aquí donde se engendra el miedo y se le nutre de sangre para que crezca, se expanda y sea cada vez más rabioso. Ésta es la manera de proteger el miedo, no de escaparse de él. Hoy aprendemos una lección que te evitará más demoras y sufrimientos de los que te puedes imaginar. Y es ésta:
Tú fabricas aquello de lo que te defiendes. Y al defenderte contra ello haces que sea real e ineludible. Depón tus armas, y sólo entonces percibirás su falsedad.

Parece ser un enemigo externo a quien atacas. Sin embargo, al defenderte forjas un enemigo interno; un pensamiento extraño que está en guerra contigo, que te priva de paz y divide tu mente en dos bandos que parecen ser totalmente irreconciliables. Pues ahora el amor tiene un “enemigo”, un opuesto; y el miedo, el extraño, necesita que lo defiendas contra la amenaza de lo que realmente eres.

Si examinases detenidamente los medios por los que tu ilusoria defensa propia procede a lo largo de su curso imaginario, te percatarías de las premisas sobre las que se basa la idea. En primer lugar, es obvio que las ideas tienen que abandonar su fuente, pues eres tú quien lanza el ataque y quien tuvo que haberlo concebido primero. No obstante, lanzas el ataque contra algo externo a ti y en tu mente te separas de aquel a quien atacas, completamente convencido de que la división a la que has dado lugar es real.

En segundo lugar, los atributos del amor se le confieren a su “enemigo”. Pues el miedo se convierte en tu refugio y en el protector de tu paz, y recurres a él en busca de solaz y de escape de cualquier duda con respecto a tu fortaleza, así como con la esperanza de poder descansar en una quietud sin sueños. Y al así despojar al amor de lo que le pertenece a él y sólo a él, se le dota con los atributos del miedo. Pues el amor te pediría que depusieses todas tus defensas por ser éstas meras necedades. Y ciertamente tus armas se desmoronarían y quedarían reducidas a polvo, pues eso es lo que son.

Al tener al amor como enemigo, la crueldad se convierte necesariamente en un dios. Y los dioses exigen que sus seguidores obedezcan sus mandatos sin rechistar. A aquellos que cuestionan la sensatez o cuando menos la cordura de tales exigencias, se les castiga severa e implacablemente. Pues son sus enemigos los que son irrazonables y dementes, mientras que ellos son siempre justos y misericordiosos.

Hoy examinaremos friamente a este dios cruel. Y nos daremos cuenta de que aunque sus labios están manchados de sangre y de que de su boca parecen salir llamas, está hecho de piedra. No puede hacer nada. No tenemos que desafiar su poder, pues no tiene ninguno. Y quienes ven en él su seguridad, no tienen ni guardián ni fortaleza a los que invocar en caso de peligro, ni ningún poderoso guerrero que salga en su defensa.

Este momento puede ser terrible. Pero también puede ser el momento en que te emancipas de tu abyecta esclavitud. Pues al estar frente a este ídolo y verlo exactamente como es, llevas a cabo una elección. ¿Vas a restituirle al amor lo que has procurado arrebatarle para ponerlo a los pies de ese inanimado bloque de piedra? ¿O vas a inventar otro ídolo para que lo reemplace? Pues el dios de la crueldad adopta muchas formas. Siempre es posible encontrar otra.

Mas no creas que el miedo es la manera de escapar del miedo. Recordemos lo que se ha subrayado en el texto con respecto a los obstáculos que la paz tiene que superar. De éstos, el último, el más difícil de creer que en realidad no es nada, si bien aparenta ser un bloque sólido, impenetrable, temible e insuperable, es el miedo a Dios Mismo. He aquí la premisa básica que entrona como un dios al pensamiento del miedo. Pues el miedo es venerado por aquellos que le rinden culto, y el amor parece ahora estar revestido de crueldad.

¿De dónde ha surgido la creencia tan irracional de que hay dioses de venganza? El amor no ha confundido sus atributos con los del miedo. Mas los que le rinden culto al miedo perciben su propia confusión en el “enemigo” del miedo, y la crueldad de éste como parte del amor. ¿Y qué podría ser ahora más temible que el Corazón del Amor Mismo? Sus labios parecen estar manchados de sangre y de su boca parece brotar fuego. Pero sobre todo, Él es terrible e increíblemente cruel, y siega las vidas de todos aquellos que lo consideran su Dios.

No hay duda acerca de la elección que hoy has de llevar a cabo. Pues hoy posarás tu mirada por última vez sobre ese bloque de piedra que tú mismo esculpiste, y dejarás de llamarle dios. Has llegado hasta este punto antes, pero has elegido que ese dios cruel permanezca contigo en otra forma. Y por eso el temor a Dios volvió a apoderarse de ti. Pero esta vez lo dejarás allí. Y al volver regresarás a un mundo nuevo, aliviado de ese peso; un mundo que no se ve a través de sus ojos ciegos, sino a través de la visión que te ha sido restituida gracias a tu elección.

Ahora tus ojos le pertenecen a Cristo y es Él quien mira a través de ellos. Ahora tu voz le pertenece a Dios y se hace eco de la Suya. Ahora tu corazón permanecerá en paz para siempre. Lo has elegido a Él en lugar de los ídolos, y los atributos con los que tu Creador te bendijo te son por fin restituidos. La Llamada a Dios ha sido oída y contestada. Ahora el miedo ha dado paso al amor, al Dios Mismo reemplazar la crueldad.

Padre, somos como Tú. En nosotros no hay crueldad, puesto que en Ti no la hay. Tu paz es nuestra. Y bendecimos al mundo con lo que hemos recibido exclusivamente de Ti. Elegimos una vez más, y elegimos asimismo por todos nuestros hermanos, sabiendo que son uno con nosotros. Les brindamos Tu salvación tal como la hemos recibido ahora. Y damos gracias por ellos que nos completan. En ellos vemos Tu gloria y en ellos hallamos nuestra paz. Somos santos porque Tu santidad nos ha liberado. Y Te damos gracias por ello. Amén.

*     *     *

COMENTARIO:

Mateo 5, 38-42

"Sabéis que se dijo también: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo os digo: No recurráis a la violencia contra el que os haga daño. Al contrario, si alguno te abofetea en una mejilla, preséntale también la otra. Y al que quiera pelear contigo para quitarte la túnica, cédele el manto. Y si alguno te fuerza a llevar carga un kilómetro, ve con él dos. A quien te pida algo, dáselo, y a quien te ruegue que le hagas un préstamo, no le vuelvas la espalda."

Por años luché contra esta lección de Jesús. Era uno de mis argumentos preferidos para justificar mi ateismo, a pesar de sentirme secretamente atraida hacia esta figura magnética e incomprensible..
Me parecía una enseñanza que nos debilitaba, obligándonos a despreciarnos a nosotros mismos.
No fué hasta mucho después, al Vivir mi experiencia de Despertar, que pude entender el profundo Poder del que emanaba una lección como aquella.
No era una muestra de sumisión , era (ES) la humilde declaración de  Invulnerabilidad que nace de la aceptación de nuestra identidad UNA en Dios. Y el abandono de todo aquello que contradice mi creación perfecta.
El miedo no puede ser mi refugio, porque Soy Hijo del AMOR. Y lo que es UNO no tiene opuesto.
El ataque y la crueldad son las armas del miedo, me debilitan al limitar mi Ser infinito.
Soy Uno con todo lo creado, mi Ser es Amor.
Ver enemigos en el espejo solo puede ocurrir en sueños.
Pero YO estoy Despierto en mi Hogar.